Log in or Create account

FOCUS - America Latina N. 1 - 25/11/2013

 Reflexión sobre la reforma constitucional en la Argentina actual. Reforma y parlamentarismo

Se sabe que sin el clima envilecido por el fantasma de la reelección del entonces presidente Menem, la reforma constitucional operada en 1994 no hubiese acontecido, al menos, de la forma en que aconteció. Recordemos que la historia cuenta siempre cómo terminan las cosas, pero rara vez muestra las sutiles y determinantes motivaciones e intereses personales que las motivan. Lo cierto es que en el año 1994, en México los indígenas cansados de injusticias y desigualdades y alentados por el subcomandante Marcos se habían alzado en el estado de Chiapas. En la Argentina, la discusión por la re-elección del presidente anunciaba una reforma constitucional. Bajo estas circunstancias políticas, algunos protagonistas de la reforma -que no desconocían ciertas prácticas presidenciales bonapartistas- admitieron la discusión por la reelección, pero limitando al sistema de gobierno presidencial mediante la incorporación de figuras que nos conducirían hacia un nuevo diseño “semiparlamentario”. Sin embargo, la reforma realizada por la mayoría de aquella Convención Constituyente Nacional, que en principio pretendía moderar los rasgos fuertes del sistema presidencialista, paradojalmente, mediante el juego de reglas y excepciones terminó incorporando al nuevo texto de la Constitución prácticas ejecutivas propias del voluntarismo presidencial tales como la delegación legislativa (art. 76); la facultad de veto y promulgación parcial de las leyes (arts. 80 y 83); la posibilidad de dictar decretos por razones de necesidad y urgencia (art. 99 inc.) y la reelección presidencial... (segue)



Execution time: 15 ms - Your address is 54.167.253.186